Salsa bechamel fácil y sin grumos en 3 pasos

Salsa bechamel fácil y sin grumos

La salsa bechamel es un componente que se utiliza para hacer muchas recetas clásicas como lasañas, croquetas, gratines o para acompañar a una carne. Está conocida también como salsa blanca en algunos países. Como hacer una salsa bechamel fácil y sin grumos? Esta receta te permite preparar la salsa sencillamente, sin tamizar la harina.

El nombre de Béchamel es originario del cocinero francés Louis de Béchamail, que fue  mayordomo de Luis XIV en el siglo XVII. Seguramente mejoró una versión antigua de salsa llamada “roux” en francés, que es una mezcla de harina y mantequilla, y que se usa en varios platos de la cocina francesa y italiana desde aún mas tiempo. Con el tiempo, la salsa bechamel se ha convertido en una salsa ineludible de la cocina internacional, y se encuentra en platos variados como lasañas, croquetas, gratins …

Como siempre, se puede comprar una versión industrial ya hecha en los supermercados, pero la salsa bechamel fácil y casera tiene mucho más sabor, y puedes hacerla ligera o espesa según tu necesidad.

 

Punto fuerte:

  • Hay muchas variaciones posibles: el condimento más común para la salsa bechamel, a parte de la sal y la pimienta, es la nuez moscada. También puedes añadir curry, mostaza, vino blanco, quesos etc.
  • Puedes hacer una salsa bechamel más o menos cremosa según la receta que vas a hacer después. Por ejemplo si es para acompañar a una carne, utiliza solamente la mitad de leche para que la bechamel sea más espesa.

 

Trucos:

  • Utiliza una cuchara de madera para preparar la salsa.
  • Para evitar grumos, deja rebozar la mezcla de harina y mantequilla un par de minutos en la cazuela antes de añadir la leche,mezclando con la cuchara de madera.
  • Los condimentos se añaden AL FINAL de la cocción, una vez que la salsa tiene la textura deseada. Ser muy generoso con los condimentos, para que la salsa no sea sosa.

 


INGREDIENTES PARA 600ml de SALSA

  • 40 g de mantequilla
  • 40 g de harina alrededor de 2 cucharas
  • 600 ml de leche
  • Condimentar generosamente: sal, pimienta, cilantro, nuez moscada, y cualquier otro condimento que sueles utilizar.


Receta de la salsa bechamel fácil y sin grumos

  • Derrite la mantequilla en una olla, y cuando  empieza a hacer burbujas, añade la harina de una vez. Mezcla la mixtura con la cuchara de madera durante un par de minutos.
  • A continuación, incorpora un poquito de leche siempre mezclando con la cuchara y deja que se funda en la mixtura de harina y mantequilla. Una vez que la leche ha sido absorbida, añade un poco más y repite la operación varias veces, siempre con poca leche, hasta que la mezcla comience a ser más cremosa. Si quieres hacer una salsa espesa, apaga el fuego. Si no, aumenta un poco el fuego y sigue añadiendo la leche más rápidamente y siempre mezclando con la cuchara sin parar, incluso cuando se ha añadido toda la leche, durante unos 10 minutos más o menos. Puedes apagar el fuego cuando la mezcla empieza a ser espesa y hacer humo.
  • Añade la sal, la pimienta, bastante nuez moscada y otros condimentos para que la salsa se quede sabrosa.

¡Buen provecho!

 

Please like & share:

Deja un comentario